ENTREVISTAS

"Armamos un modelo de negocio que instala estos desechos, a través del upcycling en variadas industrias como la construcción, el agro, la pesca, entre otros"

entrevista-fzegers.jpg

15 de Mayo de 2018

Con la necesidad de dar una solución a los residuos plásticos de la gráfica publicitaria, Felipe Zegers creó Market Green. Una empresa encargada de medir, gestionar y mitigar el impacto medioambiental de las campañas gráficas.

Miércoles 2 de mayo de 2018

Explícame ¿de qué se trata tu emprendimiento?

Buscamos dar una solución a los residuos de la gráfica publicitaria, principalmente los letreros.

Nos enfocamos en medir, gestionar y mitigar para entregar a las marcas responsables de este tipo de residuos, informes que permiten entender la problemática con el fin de generar acciones de mitigación y comunicar las acciones con datos concretos.

Para conocer más de este proyecto accede a https://www.marketgreen.cl/

¿Cómo se te ocurrió, qué necesidad viste?

Trabajé muchos años en la industria gráfica. Ahí me di cuenta de la cantidad de residuos plásticos no reciclables que se generaban: cientos de toneladas mensuales de PVC y poliéster.

Años después, buscando trabajar en algo que me hiciera sentido, investigué y me di cuenta de las excelentes características físicas que tenía el material.

Por lo mismo, armamos un modelo de negocio que instala estos desechos, a través del “upcycling” (proceso por el cual los materiales desechados son transformados en nuevos materiales y productos de valor ecológico) en variadas industrias como la construcción, el agro y la pesca, entre otros.

¿Crees que has cumplido tus metas?

Estamos tremendamente orgullosos de los logros a seis años de la creación.Actualmente procesamos cerca de dos toneladas de plástico mensualmente. Trabajamos con grandes empresas como Entel, Ripley, Coca-Cola, Wom, Unilever y Falabella, entre otros.

También, durante el primer semestre, junto con uno de nuestros clientes y Techo, haremos el primer taller social, en el que generaremos trabajo y enseñaremos el oficio a mujeres en situación de vulnerabilidad. Por lo tanto, mi respuesta es sí, hemos cumplido las metas.

¿Cómo ha sido la recepción?

En un principio hubo resistencia, no de las marcas, pero si del medio. La cadena productiva es gigante y muy compleja. Pero hoy, todos entienden que esto es un deber.

No podemos seguir dañando nuestro planeta a costa de mostrar nuestros productos, y menos si esa publicidad va de la mano de un mensaje “verde”. Las marcas y los proveedores entendieron que es necesario ser consecuentes.

Al integrar la variable social, hemos tenido un gran interés por parte de las marcas y de los medios.

¿Cuál crees que es el mayor valor que entregas?

Evitar que el plástico termine en un vertedero y ayudar a las marcas a ser consecuentes con el mensaje que entregan, al mismo tiempo de incentivarlas a serresponsables con el medio ambiente.

¿Qué ha sido lo más difícil?

Emprender es difícil, y eso no es novedad, pero no me gusta pensar en eso. Prefiero considerar los problemas como desafíos, y en ese sentido, el gran reto es tener la resiliencia para salir adelante con un emprendimiento que genera valor desde la basura, que es ayudar al medio ambiente, generar conciencia, trabajo y oficio.

¿Tienes nuevos desafíos con respecto a este emprendimiento?

El 2017 ampliamos nuestro servicio de recolección a todo el país. Nos asociamos con el reciclador Puro Viento de Punta Arenas y así evitamos aumentar la huella de carbono del traslado.

Este año queremos sumar más clientes e integrar a la cadena de medios completa, esperando que incluyan esto dentro de sus buenas prácticas. Si logramos llegar a fin de año procesando 10 toneladas de plástico mensualmente y consolidando los talleres sociales, me doy por pagado.